Plastilina hecha en casa.

plastilina Les cuento que me pasaron la receta de una plastilina casera (sin nada tóxico) a prueba de bebés – que se meten todo a la boca – como mi pequeño Tiago de 1 año y 4 meses.

La receta es bien simple:

– 2 medidas de harina

-1 medida de sal

– agua (cantidad necesaria)

– colorantes vegetales de repostería.

Todos los ingredientes se mezclan en un bowl y listo. Esta plastilina se puede guardar en una bolsa en la refrigeradora.

sal-harina-y-agua sal-y-harina tiago-plastilina tiago-y-plastilina

El túnel de Tiago

el tunel de tiaguisLa nueva adquisición de Tiago es este juguete Pikleriano, “el Túnel”.

La importancia de este túnel y de todos los muebles y objetos “Pikler” es que permiten autonomía y libertad de movimiento.

El túnel es un objeto pertinente para los bebés porque es maciso y eso le da seguridad al niño. Es un soporte. Además este objeto da libertad de movimiento y por eso da la posibilidad de construir su seguridad postural. El bebé va midiendo su cuerpo de acuerdo a las posturas que puede y que quiere hacer.

En resumen es un objeto que colabora con la libertad de movimiento y el respeto del desarrollo y del ritmo de cada bebé.

Yo conocí estos objetos y todo este enfoque Pikleriano gracias a mi prima Karen que es una erudita en el tema. Ya le pediré que me haga un resumen de este enfoque y se los muestro en otro post.

Mi Tiaguinis está feliz con su nuevo juguete.

 

Lo que comió mi enano de 1 año.

Escribo este post porque de verdad que con el segundo hijo nos relajamos un poquito. Dejamos de estar tan paranoicas para poder fluir con la crianza y con ambos hijos. Además que el tiempo apremia y sabemos que si alimentamos a nuestro bebé un rato más tarde no se va a morir…

El día de ayer, fuimos a almorzar a una cevichería y Tiago, mi bebé de 1 año, le robó un poco de tiradito al natural a su hermano mayor y le encantó. No paró de comerlo hasta que se lo terminó. Ese mismo día en la noche, el enano vio una mandarina (su fruta favorita) y cuando se la dimos empezó a morderla, luego le enseñé a pelarla y lo hizo muy bien y además se la comió todita. Obvio que terminó hecho mugre pero feliz.

Me parece increíble cómo puede gustarle el tiradito y los cítricos en general.

Stefanie

Minion saltarín

En el nido de mi enano, cada niño tiene su semana especial y una de las particularidades de esta es que la mami o el papi tiene que ir al nido y hacer una actividad con los chicos del salón. Yo me pasé como un mes buscando ideas divertidas y fáciles de hacer y lo que encontré fue: Un minion saltarín.

La idea y las fotos que les muestro a continuación son del blog All for the boys. Se los recomiendo.