Mamá sí necesita terapia

Cuando mi Tiaguis, mi segundo hijo, cumplió hace poco, 2 años caí en cuenta que yo estaba a punto de cumplir 730 días haciendo psicoterapia.

¿Cómo llegué a terapia? Fue cuando desperté luego de que me hicieran una cesárea el 24 de abril del 2014. Desperté en la sala de recuperación de la clínica, acababa de traer al mundo a mi segundo hijo Tiago, un bebé gordo y lleno de vida de 4 kilos 368 gramos y me sentí triste. Las lágrimas empezaron a bajar de mis ojos y siguen saliendo hasta hoy después de casi dos años aunque en menor medida. En ese momento me di cuenta que ya no tenía a mi mamá conmigo, habían pasado 2 años desde que partió de este mundo. Yo en esos 2 años había hecho todo lo posible por bloquear ese sentimiento de tristeza y otros más y estos encontraron su camino de salida el día en que nació mi hijo. Ese día la tristeza que había reprimido tanto tiempo salió a la luz y ese fue el inicio. El inicio de mi depresión postparto- postmuerte- postpadre…

Después de pasar casi un mes llorando en casa tomé la decisión de buscar ayuda. Empecé a tomar antidepresivos e igual seguí dando de lactar a mi bebé (previa confirmación del pediatra y del siquiatra) y comencé a ir semanalmente a mi terapia.

Me di cuenta que la terapia si daba resultado cuando dejé de necesitar los antidepresivos para sentir todo aquello que era parte de mi vida. Alguna vez me dijeron que estas pastillas sólo te dan tiempo y eso fue lo que me sucedió.

Hoy sigo en terapia, la psicoterapia y la mía terapia (viajo, como alfajores, juego, salto, nado, compro, cocino, vuelo, río, lloro, beso, abrazo, veo orange is the new black, leo…) y puedo decir que me siento bien. Que ahora estoy lidiando con mis propios demonios que estuvieron fuera de mi vista por muchos años porque no los quería ver.

Ahora tengo días agitados con 2 hijos que juntos son dinamita de la buena y por eso no le había dado tiempo a este mi querido blog.

mama-si-necesita-terapia

Talleres para padres

Hace como dos meses, me enteré por el nido de mi hijo y por el dato de una amiga, que había un taller para padres llamado “La llegada del hermanito” y como mi Pichicurrino (hijo) estaba más rebelde de lo normal x mi embarazo decidí inscribirme con mi esposo.

Fue nuestra primera vez en un taller para padres y de verdad que valió la pena escuchar que diferentes padres tienen las mismas o más dudas que tú. En este “espacio para compartir” que es como lo llaman las sicólogas que lo dirigen, uno como padre, se da cuenta que es importante pensar o repensar lo que hacemos o decimos a nuestros hijos y  es lo mejor que podemos hacer por ellos.

Acunnare es la institución que dicta estos y más talleres para padres. Es la única que conozco y que puedo recomendar. La pueden buscar en Facebook como Acunnare Espacio para Padres.

Stef

7 años

Hoy es mi séptimo aniversario de matrimonio y me parece como si hubiera sido ayer que todo comenzó. Hoy no tengo palabras para describir lo que siento así que les muestro una foto con un pequeño texto que me encanta y que escuché en nuestro matrimonio.

7mo-aniversario¡Feliz aniversario mi amor!

 

Embarazo

Recién escribo. El martes cumplí 10 semanas de mi segundo embarazo. Me había olvidado lo pésimo que me cae. Las hormonas realmente hacen estragos en mi cuerpo: nauseas, vómitos, acidez, sueño y dolor de cabeza. Todo eso junto, todo el día es igual a mal humor. Me da pena mi Pichicurrino, porque no le tengo tanta paciencia últimamente. Odio salir a la calle porque no sé en qué momento ni en dónde tendré que ir corriendo a un baño público. Odio los baños públicos. Lo único que trato de pensar es que al final de todo tendré como recompensa a mi segundo amor chiquito del que me enamoraré a primera vista. El amor de madre es infinito…